Instituto de Altos Estudios Universitarios
Instituto de Altos Estudios Universitarios
Presentación
Hora
Presentación
Salir
   e-Textos
    Información     Contacto     Ayuda
Artículo
E-Textos

Temas

Autores

Novedades

Buscador

Suscripción
Atrás
 Categorías ideológicas y estéticas del Romanticismo - Francisco Flecha Andrés
    Sinopsis
    

Si levantaran la cabeza los viejos románticos y leyeran el título de esta conferencia, me imagino que sentirían esa especie de furia sorda del que ha pasado toda su vida intentando explicarse y, al final, descubre que nadie le ha comprendido.

Y es que una de las actitudes más unánimemente compartidas por todos los románticos fue, sin duda, la resistencia a encasillar la realidad o sus propias creencias en algo tan absolutamente racionalista como pueden ser las grandes categorías, las verdades redondas, totalmente asumidas, los sistemas omnicomprensivos, las fidelidades incondicionales, las normas éticas o estéticas universalmente admitidas.

La vida y la realidad son, para el romántico, algo tan imposible de encasillar y someter a norma como el viento, la tormenta, la pasión o el destino. La vida y la realidad son más un campo de batalla, una presa de caza, que el estático objeto de estudio de cualquier ciencia racional.

Sin embargo, también es verdad que ninguna otra corriente ideológica ha conseguido crear una serie de clichés tan claros, una especie de retrato-robot, un cierto aire de familia común a todos los integrantes del movimiento, a pesar de su irreductible grito de afirmación individual. De forma que quizás sea la figura del romántico la que ha pasado a la simbología cultural con unos rasgos más definidos: se habla de un amor romántico, un paisaje romántico, un viaje romántico, una noche romántica, una moda romántica. Y todos nosotros sabemos, con bastante exactitud, qué se quiere decir con ello.

Y esto es lo que pretendo ahora: poner en orden estos datos sueltos que todos tenemos del Romanticismo e intentar descubrir, a través del disfraz, cuáles eran las auténticas preocupaciones, intereses y temores que explican y justifican las diferentes creaciones literarias y artísticas del Romanticismo.

Estoy absolutamente seguro de que este buceo en los intereses, temores y sentimientos del alma del romántico será del agrado de todos esos espíritus fantasmales de los viejos románticos que, sin duda alguna, y siguiendo su costumbre, habrán levantado la cabeza para acercarse a este texto que, por otra parte, se transmite en un medio tan fantasmagórico como esta red de redes que convierte el mundo en un verdadero aquelarre que entremezcla de manera prodigiosa lo real y lo virtual como nunca antes había ocurrido en el pasado.

Ver curso gratuito on line: Mitología Griega


  ver contenido completo...