Instituto de Altos Estudios Universitarios
Instituto de Altos Estudios Universitarios
Presentación
Hora
Presentación
Salir
   e-Textos
    Información     Contacto     Ayuda
Artículo
E-Textos

Temas

Autores

Novedades

Buscador

Suscripción
Atrás
 Nuevas investigaciones sobre el "Lazarillo de Tormes" - Rosa Navarro Durán
    Sinopsis
    
La vida de Lazarillo de Tormes, y de sus fortunas y adversidades, que figura como obra anónima en todas las historias de la literatura española, es la creación de un escritor magnífico, del mejor prosista de la primera mitad del siglo XVI: Alfonso de Valdés, secretario de cartas latinas del emperador Carlos V, quien la escribió fuera de España.

En 1529, a fines de julio, Alfonso de Valdés dejaba el país embarcando en Barcelona con la corte del Emperador rumbo a Italia, y no volvería a pisar su suelo. Sólo pudo crear esa espléndida obra después de 1529 porque en ella hay evidentes huellas de lectura de dos obras impresas en ese año: el Relox de príncipes de fray Antonio de Guevara (Valladolid, 1529) y El retrato de la Lozana Andaluza de Francisco Delicado (Venecia, 1529); esta última la leyó en Italia.

Allí estaría con la corte hasta que el Papa coronara al Emperador en Bolonia en febrero de 1530. A través de la correspondencia del escritor conquense, tenemos el trayecto que sigue hasta su muerte en Viena, de peste, el 6 de octubre de 1532.

Hay tres ciudades europeas –aparte el tiempo que estuvo en Italia– en donde se detiene cierto espacio: Augsburgo, Bruselas y Ratisbona, que pueden ser lugares para el momento de la escritura de esa obra espléndida, pilar de la novela moderna. Alfonso de Valdés la escribió entre 1530 y comienzos de 1532; no es, por tanto, una novela picaresca de hacia 1550, como también dicen todas las historias de la literatura española; e incluso más: no es tampoco una novela picaresca porque su protagonista no es un pícaro –palabra que no aparece en la obra–, sino un mozo de muchos amos.

El escritor escogió a este personaje para que fuera víctima o testigo de la conducta de sus amos, una serie de clérigos corruptos y viciosos, desconocedores de lo que es la caridad, virtud capital del mensaje de Cristo; y también para que fuera observador de la vida de un escudero que nada hace y nada tiene; inútil éste para la sociedad y muerto de hambre, se embosca tras las apariencias y vive para la vanagloria.

En este artículo se resumen los pasos previos de la investigación que permiten llegar a estas conclusiones.

  ver contenido completo...